Conocimiento, Aptitudes y Habilidades

Quien diga que vender es fácil se engaña. Vender en los tiempos que corren es complejo. Para vender hay que ser vendedor y para ello se debe de tener en cuenta tres parámetros importantes:

  • ADQUIRIR CONOCIMIENTOS
  • OBTENER HABILIDADES
  • TENER ACTITUD

Contrariamente a lo que alguna gente opina, el vendedor debe tener una  actitud personal para afrontar este maravilloso mundo de las ventas, actitud ante la formación y el conocimiento, sin confundir con las aptitudes, de las cuales ya hablaremos en otro momento aunque, si estás relacionado con este mundillo de las ventas sabrás de lo que hablo.

La RAE  menciona tres definiciones de la palabra actitud, un término que proviene del latín actitudo. De acuerdo a la RAE, la actitud es el estado del ánimo que se expresa de una cierta manera (como una actitud conciliadora). Las otras dos definiciones hacen referencia a la postura: del cuerpo de una persona (cuando transmite algo de manera eficaz o cuando la postura se halla asociada a la disposición anímica), como verás aquí hay tema largo.

El conocimiento se adquiere con constancia y dedicación, teniendo sed de aprender e innovarse, nuevas tendencias, nuevos Tips, aunque alguno de ellos sean remasterizaciones de técnicas antiguas, pero todo esto nos ayuda a refrescar nuestros conocimientos para estar en forma: ahora aplico esta técnica de apertura, ahora haré un cierre así, como los luchadores de Judo, aplicando nuevas llaves al repertorio consolidado y que nos ha podido funcionar bien hasta ahora.
Tengamos en cuenta que el cliente también adquiere conocimientos, por lo tanto nuestra formación debe ser constante para estar a la altura de nuestros clientes.
Me entristece hablar con algunos vendedores Seniors, con muchos años de experiencia en las ventas y porque les ha ido bien, en una época, creen saberlo sin dedicar ya tiempo a su actualización, no ven su desgaste y varios han caído en la monotonía de los argumento rancios, convencimiento con frases fabricadas o simplemente por amistad con el cliente. Todo esto puede ser válido pero, ¿que pasaría si los sacamos de su entorno de confort?, digo esto porque se supone que el que es vendedor se debería de mover cómodamente en cualquier escenario.

Por el contrario las habilidades son consecuencia de poner en práctica los conocimientos que, aunado a las actitud personal te dan las herramientas necesarias con las que obtener habilidades que la experiencia y el tiempo te consolidarán como el fantástico vendedor que eres.
Manolo Santana
Consultor Senior